Antes que escritor, Perlongher fue un activista del deseo que luchó poniendo su cuerpo y su escritura (qu